Recordando a “ Orgasmus”

Escrito el 16 mayo, 2017
Por: Sexnambula
Compartir

La beca Erasmus y aquellos maravillosos años.

Una amplia parte de la población europea entre los veinte y los cuarenta cinco pertenece a la alegre generación “Orgasmus”.

Para los pocos que lo desconozcan, la Erasmus, es esa beca, económicamente ruinosa para gran parte de los progenitores. Sin embargo, vitalmente gloriosa para sus retoños en edad universitaria.

Recordando a “ Orgasmus”. La beca Erasmus.0.04

La era “ Orgasmus”

¿ Acaso puede decirse algo malo de aquellos maravillosos meses?. Años, en el caso de muchos artistas del “ solape universitario” y “vocacional”. Esa “ era” en la que, por vez primera , te “des-agarrabas” de las faldas de mama-koala y de la cola de papa-león, que veían a sus “ crías”, salir por primera vez de sus casas, para estudiar/o hacer “lo que tuvieran que hacer” lejos del abrigo de la manada de origen. Muchos, para regresar a los pocos meses. A otros, sin embargo, les siguen guardando la habitación en casa. Nunca más se supo de la más mínima intención de retorno.

Aquellas alegres “hordas” de “trollversitarios” a la conquista del territorio común europeo. La “Erasmus”, ha hecho mucho más por acercar a los pueblos, de lo que nunca lo hizo la CCEE.

Con la “ Orgasmus”, el ansia por mezclarnos alcanzó sus máximos exponentes. Mezclarnos, eso si, porque lo que se dice unirnos, no sé si alguna vez lo estaremos. Lo que la beca Erasmus si puso en evidencia, es que practicar “ el palique apache”, y el “folleteo transnacional”, nos gusta más que comer con los dedos y luego, chupar.

Sí. Que también íbamos de museos y de pubs. Que Italia mola un huevo. Luego está Francia, que es muy bonita, y que UK ha hecho mucho por nuestra cultura musical. O bueno, lo hacía. Y que cuando salias de España, todo te parecía muy gris, hasta que le cogias el tranquillo a los cielos oscuros, y a los botellones caseros. Pero, en general, a un “orgasmus”, las motivaciones culturales le importaban lo que a Justin Bieber le importa parecer educado, culto o normal. Una vaina.

Registrarse